28.2.06

palabras




y siempre te quedan las palabras
que te alimentan
que sacian tu soledad
que regulan los pensamientos
que describen una evidencia


y la escritura que camina
por los paisajes de la psique
discriminando
planeando que captar

que pensamientos agarrar
para darles forma
para encerrarlos en un trazo
negro gráfico

que corre desde el vacío
hasta el papel
dándote de comer

5 comentarios:

Adrian dijo...

La suerte de esos pensamientos es que también come el lector,a veces desasistido de palabras propias, de pensamientos de altura. De ahí la suerte de poder pensar para sí y para los demás. Alimentar al prógimo con tus pensamientos es compartir tu soledad, el mejor gesto de solidaridad.

electroser dijo...

Qué bueno... Me imagino a las palabras, ansiosas de rellenarse, agazapadas ahí en algún lado, mirando pasar a los pensamientos, apresándolos, incluso violándolos. Eso les pasa por ir demasiado provocativos, dirían algunos. El caso es que las palabras no son más que la ropita del pensamiento, la vestimenta para salir a la calle, un trajito que puede quedar más o menos ceñido, pero que siempre va a ocultar su desnudez y su pureza, va a dejar pliegues en donde confundirse y costuras que deformarán su cuerpo real.
Muy bonito Pepa, me gusta mucho.

Dedo dijo...

Si es precioso, pero es que la reflexión/descripción de electroser me parece también una maravilla.

teresa dijo...

jaja la explicacion de electro , al menos hasta la violacion , parece uno de sus dibujos ¿no? muy guapa


a mi tambienme parece super zen el poema.

esos signos graficos negros...caligrafia...gesto... me parece que de pronto, sobre todo en las ultimas dos estrofas, las palabras albergan un poder tremendo, de conectar con el vacio, y de dar forma a lo visible, a lo material...

me encanta ese poder "performativo" de la palabra , ese negro gráfico....

poquezi dijo...

muy bonita imagen eh....