19.12.10

La moneda en el espejo


Colocaste una moneda en el borde de un espejo,
antes de salir de la casa, sin que nadie te viera.
Cuando la encontré pensé que era un aviso.
Pensé que era una puerta para ir a la otra orilla,
pensé en el botón de encendido de un asunto sagrado.

Colocaste esa moneda en el borde de este espejo,
para que se refleje, me explicaste luego.
Cuando a veces se cae parece que algo pierdo,
por eso la vuelvo a colocar.
Así estamos todo el tiempo.


12.12.10

De un mar abierto


Tu cuerpo me parece una isla
que unida a otra isla
emerge de un mar abierto.
Las montañas son el territorio 
por un puente a la cabeza ensambladas.

Tendido sobre la cama
te afianzas entre las mantas,
como los puentes en Sikoku
que se agarran a las montañas.

La cama se parece a un mar.
El cuello que las une, a un puente.
El archipiélago es ondulado
como el contorno de tu cuerpo
que está tumbado.

Tu cuerpo me parece una isla
que emerge de un mar abierto,
en medio de la noche
cuando ya no tengo sueño.

6.12.10

Una especie de confianza



Sujeta a la baranda de cubierta
deja que el balanceo del mar
le arrulle en su equilibrio.
No tiene nada que hacer
mas que dejarse llevar,
soltarse y dejarse llevar.
Como por una especie de confianza,
como por una especie de humildad,
de extrema pequeñez
que le hace sentir grande
y pequeña otra vez.