30.1.12

Un solo borde



Primero fue el lenguaje para pensar el mundo, luego hubo que pensar el lenguaje.

22.1.12

Bordes deshilachados XII




Al nacer, como no sabe su nombre, pregunta. Luego, como lo sabe, no recuerda quién es y calla.

*

Las ovejas de su pensamiento corren asustadas ante la presencia de una idea lobo.

*

Algo hermoso deja de serlo por exceso. Algo feo nunca deja de ser feo.

*

El tiempo que tarda en entender que no hay tiempo que perder pasa y se pierde.

14.1.12

La respuesta



A veces las casas y las calles no son la respuesta,
a veces tampoco es la montaña a lo lejos,
verde, pero esperando el agua que no llega.
Tampoco la forma de las nubes en ángel gigante
que fabrica el viento que viene de África,
el que trae la arena que envuelve el cielo
como un velo que no deja respirar.
Entonces tiene que ser la gente,
que desde este balcón no veo,
pero intuyo dentro de sus casas
o conduciendo los pequeños coches
que cosen la autopista lejana,
la respuesta a este sin sentido
tienen que ser ellos,
con sus movimientos silenciosos,
ese ir y venir que busca el mismo ángel
en la forma de las casas,
de las calles o en el cielo
que nos muestre la respuesta.

4.1.12

La forma de los frutos





Elegimos el árbol por la forma de los frutos. El paseo había sido corto, aún no esperábamos encontrar  la tarde que andábamos buscando. Buscábamos un cañaveral meciéndose con el viento, unas nubes teñidas de rojo a pesar de ellas, la silueta de un sendero perdiéndose en la montaña, pero no el árbol que elegimos. Sus frutos cambiaron nuestros planes.
Cruzamos la acera, saltamos una pequeña tapia y sacamos la fotografía, para confirmar la elección.