30.8.15

Contemplar 1









Las palabras están llenas de sentido o vacías de todo.


El que contempla el vuelo de los pájaros desde un descampado en realidad construye un templo.


Fue casual que, mientras leía un poema de Emily Dickinson, se colara distraída una abeja en su salón, pero que terminara muerta dentro de la lámpara estaba escrito en el poema.


Es una trampa estupenda pensar que estamos a salvo.


Los niños lloran más en verano porque se termina.





2.8.15

Sobre moverse 2






Dar vueltas es llegar tarde. La duda es el giro inesperado.


Caminar entonces hasta el final de la frase, prensando las palabras para no dar un rodeo o caer en los agujeros del tiempo que tarda en nacer un nuevo pensamiento.


Como Gulliver, juntó el indice y el pulgar para ilustrar que en su país ya se nace así de diminuto.


Solo los niños saben de qué va este juego, se mueven entre el tobogán y el tiempo, como si no existieran.