24.1.16

Teorias personales 8







Cuando se dio cuenta que estaba sola empezó a escoltarse.


Pero asusta sentir que es una la que se acompaña.


Una anciana que perdió la razón la encontró en su perro.


Como adelantarse a una misma o mirarse al espejo.


Cuando se escribe se empapela todo el techo.


Como el que divisa el final del paisaje para saber hasta donde llega.



La sorpresa de escuchar a un grillo en enero o la falta de memoria necesaria para el asombro.


En este universo de palabras soltar el bolígrafo es rendirse en vano.