23.3.06

treinta y nueve escalones





para llegar hasta aquí

hasta mí

hasta el paisaje de este equinoccio

hasta la cumbre de mi ventana


treinta y nueve escalones

que repaso

uno a uno

para no estar pretérita

antigua

remota

afanada en la limpieza de

los

escalones

atrasados


treinta y nueve escalones

que me obsequio

por haber llegado

a los treinta y nueve

aseada

desempolvada y cepillada


5 comentarios:

olga dijo...

que bonito............
lo de los escalones es precioso, la forma
en
escalera
es
brutal
que inspiracion

Pepa dijo...

gracias, eres un sol, y nunca mejor dicho...la poesía tiene el poder de fabricar imágenes y de construir con palabras todo lo que la mente sueña...;))

rose dijo...

Valió la pena la espera... tantos días esperando un nuevo post y por fin llegaron los escalones... me encanta! ¿no habrá sido tu cumple recientemente, no? Si es así, muchas felicidades, y si no, también! :-)

rose otra vez dijo...

Me quedado pensando en esto de los escalones.... yo creo que de treinta posibles habré subido unos 20. Y ahí estoy, peleando para, este año sí, alcanzar el equilibrio....

Pepa dijo...

rose, gracias por entenderlo...hay un asunto que siempre ha llamado mi atención, el estudio de la conciencia humana. hay una rama de la psicología a la que llaman transpersonal que abarca la explicación, entre otras cuestiones, de la trayectoria de la conciencia de las personas y lo explica con los escalones, a los que llaman flucros. Si en la evolcuión de cada persona quedan asuntos emocionales no resueltos en ciertas etapas, es como dejar un poco de "materia gris" en ese estadío-escalón-flucro, que roba fuerza a esa evolución. esta muy bien darse cuenta una de estas cosas y bajar un par de escalones para recoger y limpiar lo que hay pendiente, para luego volver a subir hasta donde estabas, e incluso uno más.

(si que cumplí 39 hace nada ;-))