2.6.12

Bordes deshilachados XVIII






El presente es como una rama de árbol que nos retiene, solo ella nos salva del tiempo, como a los pájaros.

*

En la soledad se descubre que al echar de menos a alguien, a veces, se le atribuyen cualidades que en el fondo te pertenecen.

*

Cuidar de un objeto de alguien que ya no está es como cuidar de un recién nacido.

2 comentarios:

Kiddo dijo...

El segundo pàrrafo me hace casi mella en el corazòn, y pasa con tanta frecuencia...

una lectora dijo...

Cuando nos damos cuenta de la cantidad de proyecciones que hacemos lo suyo es entristecernos por no haberlo comprendido antes, nos habríamos ahorrado, seguro, unos cuantos disgustos ;-) Un abrazo y gracias por tu visita.