18.6.08

El oasis




La música llegó como un manantial
al jardín del Museo Batham

La sombra de las nubes
sobre los instrumentos y los pájaros
sobre el alcornoque
que cubría al gentío como el canto
de doscientos alientos y un sólo oasis

1 comentario:

B.M. dijo...

Buen poema, emperadora... Claro y directo como el agua que nos sacia.