4.1.12

La forma de los frutos





Elegimos el árbol por la forma de los frutos. El paseo había sido corto, aún no esperábamos encontrar  la tarde que andábamos buscando. Buscábamos un cañaveral meciéndose con el viento, unas nubes teñidas de rojo a pesar de ellas, la silueta de un sendero perdiéndose en la montaña, pero no el árbol que elegimos. Sus frutos cambiaron nuestros planes.
Cruzamos la acera, saltamos una pequeña tapia y sacamos la fotografía, para confirmar la elección.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bonito Pe. Nos encanta la foto y el poema. Gracias de las dos. Muaaa

una lectora dijo...

Gracias a ustedes por la hermosa tarde y los días brillantes, un abrazo para las dos.