8.8.10

Universos

Entra en un café, se sienta en una mesa
y despliega sus objetos:
los cigarrillos, el té rojo
y como árboles de su bosque particular,
los libros en la mesa, erguidos.

Como un niño que fabrica
con sus trastos universos,
también, sobre la mesa,
la libreta y el bolígrafo.

5 comentarios:

Kiddo dijo...

Y sumergido en su propio universo alcanza el tiempo en nuestro espacio para ir trazando trayectorias elipticas que compondrán una lectura que acomode en su propia ley de la física galaxias enteras con sus particulares nebulosas.

Abrazo mujer.

Sergio B. S. dijo...

Magnífico, me ha encantado. Completamente identificado, me hubiera gustado escribir estos versos.

Un abrazo.

Gamar dijo...

Es libre quien crea universos.
Por eso son libres los pibes.
Viven en sus universos. Hasta que la sociedad los va tragando.
Saludos desde muy lejos

María José Alemán dijo...

Kiddo, otro abrazo para ti, gracias por tu incondicionalidad.
Sergio, como me gusta tu entusiasmo, me anima a seguir escribiendo, muchas gracias por tu generosidad.
Saludos, Gamar, es justo eso de crear nuestro universo propio, saludos desde muy lejos, también.

Iván Cabrera dijo...

El universo, el reino es de un niño, como escribió Heráclito: es el quien tira los dados. ¿Es que alguna vez podremos dejar de ser el niño que fuimos? No se puede vivir mucho tiempo sin un resto de inocencia. Besos.