13.7.10

Bordes deshilachados I




Me gusta el verano porque, mientras conduces, tocas mis piernas.
*

Mi mente está vacía pero no sé si es un logro o una venganza.
*

Dos perros se cruzan en mi camino, uno podría ser yo, el otro también.
*

A través de la ventana veo unas piernas que se alejan en la calle y la vida a la altura de la acera, a la altura de esas piernas, de una rueda. Tengo que mudarme de este sótano.

8 comentarios:

Kiddo dijo...

Y me acorde de tacones lejanos, de mis paseos con una mano sobre mi pierna y de lo bien que lo deshilachado de algunos jean le sentaban a alguien.

Abrazo.

Franck dijo...

Hola soy administrador de una red de blogs estuve visitando tu página y me pareció muy interesante. Me encantaría que pudiéramos intercambiar links y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestros páginas.
Si lo deseas no dudes en escribirme.
muchos Exitos con tu blog.

saludos



Franck
contacto: rogernad08@gmail.com

marcamar dijo...

Hola Maria José, encontré tu blog a través del de una amiga común, Uga, y estoy encantada de darme un paseo por tu obra. Soy marcamar y nos conocemos a través de tu mami y de la Escuela de Creación Lieraria. Besos

colorprimario dijo...

Me gustan en especial el segundo y el tercero. Recuerdo otra tanda de aforismos que publicaste hace algún tiempo, y no sé si será la madrugada o qué, pero tengo la impresión de que en este caso el efecto de algunos de estos está perfectamente conseguido.

Pd. Lo de los dos perros me funciona como doble lectura. Es una buena broma (absurda tal vez), pero al mismo tiempo refleja la ausencia de individualidad, el ser nadie que tan bien esgrime el caballero con el que te hemos visto tuteándote en Al Faro.

Un abrazo, Pepa. Hasta la próxima tertulia.
D.

María José Alemán dijo...

Saludos para ti también, Kiddo, como siempre, gracias por tus comentarios.
Marcamar, un placer saludarte, gracias por la visita, estamos en contacto.
Color primario, precisamente de eso se trata, de no ser nadie o ser aquello en lo que te reflejas, muchas gracias por la visita, nos vemos pronto.

Bruno Valero dijo...

Me encanta lo que escribes, seguiré leyéndote :P

María José Alemán dijo...

Muchas gracias, Bruno, gracias por tu comentario, saludos.

Iván Cabrera dijo...

Es hermoso lo de tocar la pierna del ser amado mientras se conduce hacia una playa dorada donde a ambos les espera la desnudez y la ebriedad del sol: eso lo conozco gracias a Dios o al diablo. Gracias, tus palabras me traen todo el verano en medio de este frío.