14.1.17

Observaciones 3







Hablar en alto para que sea el tono el que guíe al pensamiento

al lugar preciso, donde se junta la emoción y el verbo.

Hablar contigo primero. Escribir es eso.



Pero no entiende con los pensamientos, porque entiende sin ellos.


Relacionamos entender con el lenguaje, cuando entender no tiene nombre.



En casa tenemos un cuadro en el que vivimos dentro.


La ventana es el trozo de calle que te corresponde.



No hay comentarios: