19.4.06

la medida

pasaste por allí

como un relámpago

a la velocidad luminosa

de un fotón

y la tarde se paró

en el justo instante en que se detenía


2 comentarios:

electroser dijo...

Qué color más vespertino. Todo amarillito dorado, de ese bajo el cual la piel se ve estupenda.

"Se paró la tarde en el justo instante en que se detenía..."

Me recuerda a un poema tuyo en el que decías:
"cada vez que paso por debajo de esta palmera
me acuerdo de ella"


Aunque ahora sé que con el "ella" no te referías a la palmera, me gusta también pensarlo así.
Tampoco sé si la tarde se paró en el instante en que se detiene ella misma, o el instante en el que se detiene el fotón. Pero es precioso en todas sus variantes.
¿Y pasó por allí justamente en el momento en que pasaba?

Pepa dijo...

las cosas suceden en el mismo momento que lo hacen, y lo curioso es que podrían ser de una manera completamente diferente, para mi lo divertido es jugar a variar las posibilidades de los acontecimientos y fabricar instantes